Estragón



El estragón es una planta perteneciente a la familia de las Asteráceas. Originaria de Asia central, durante la Edad Media se introdujo en el continente europeo.

Es conocida vulgarmente por otros nombres como “hierba vinagrera” o “dragoncillo”. En cuanto a su nombre científico es el de Artemisia Dracunculus.

Esta planta puede alcanzar los 80 cm. de altura, y se caracteriza por sus tallos largos y sus rizomas cortos, que forman matas densas, uniéndose y formando colonias que pueden aldanzar los 2 metros de ancho. Su follaje siempre da la impresión de desordenado.

Sus hojas son verde oscuro, desprendiendo un olor muy fuerte, y sus flores, de color amarillo verdoso, son colgantes y florecen entre junio y julio. Son muy apreciadas en la cocina como hierbas aromáticas, con las que se hacen salsas, siendo además un importante ingrediente de diversas mostazas.

El aceite esencial del estragón es además muy usado en el sector de la perfumería, en la aromaterapia y también en la licorería, en este último caso como aditivo aromático.

Propiedades medicinales

El estragón, además de muy valorado por todo lo expuesto, es apreciado también por sus muchas propiedades medicinales.

Efectos secundarios

Consumido en dosis alimentarias, el estragón no produce ningún efecto secundario. Sin embargo, su uso externo puede producir dermatitis por contacto.

Contraindicaciones

El consumo de estragón no es aconsejable en diversos casos.

Hay que tener en cuenta que el aceite esencial de esta planta puede ser cancerígeno si su uso es muy prolongado, aunque los científicos aseguran que tan riesgo es muy bajo, ya que las sustancias cancerígenas que contiene son eliminadas del cuerpo con una gran rapidez. De todas maneras, la previsión nunca está de más, y siempre será mejor evitar el consumo de dicho aceite de manera prolongada.