Equinácea



La equinácea es una planta con propiedades medicinales, conocida también como flor púrpura de la pradera. Su nombre científico es Echinacea Purpurea Moench.

Aunque se puede encontrar en numerosos lugares del planeta cultivada como planta de jardín, esta planta es originaria de la zona occidental de los Estados Unidos, donde crece de manera espontánea en terrenos arenosos, lomas o herbazales.

Destaca por sus flores de color púrpura, muy parecidas a las margaritas.

Propiedades medicinales

Esta planta era cultivada por los indios norteamericanos, que la usaban sobre todo para curar las mordeduras de las serpientes, así como para las heridas causadas por flechas, puesto que tiene muchas propiedades desinfectantes y bactericidas. Tales propiedades hicieron que la planta fuera muy usada también para curar enfermedades venéreas como la gonorrea o la sífilis.

Las propiedades antimicrobianas de la equinácea la convierten en uno de los más eficientes antibióticos naturales. Aunque puede tomarse como planta seca es más aconsejable su uso en forma de tabletas o pastillas, que encontraremos en muchos establecimientos.

La equinácea es muy útil para combatir dolencias como:

Su uso externo, mediante el zumo fresco de la planta o aplicando la tintura en la piel, es beneficioso para:

Efectos secundarios

No se han demostrado efectos secundarios debidos al uso de la equinácea.

Contraindicaciones

En cuanto a las contraindicaciones de la equinácea cabe señalar las siguientes: