Caléndula



La caléndula es una planta perteneciente a la familia de las Asteráceas, muy común en toda la zona mediterránea, así como en Asia Menor. Vulgarmente recibe otros nombres como “margarita”, “reinita”, “flor de muerto” o “maravilla”, mientras que su nombre científico es Calendula Officinalis.

La caléndula se distingue por sus grandes y atractivas flores, de color amarillo o rojo anaranjado, en la cual se encuentran sus propiedades medicinales. También por sus densas matas, que alcanzan unos 20 cm. de largo.

La caléndula es una planta que se encuentra en flor durante casi todo el año, y, aunque es más conocida por el atractivo de sus hermosas flores, que solemos ver en macetas y parterres, posee también propiedades medicinales

Propiedades medicinales

Aunque es en la flor, como hemos dicho, donde se encuentran la mayor parte de sus propiedades medicinales, también suelen usarse las hojas machacadas.

La caléndula es conocida sobre todo por sus propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes, aunque ofrece también otros beneficios al organismo:

Efectos secundarios

El consumo de la caléndula puede presentar ciertos efectos secundarios, como sensibilidad o alergia, especialmente a personas que son alérgicas ya a plantas de la familia de las compuestas.

Además, en personas muy sensibles el contacto directo con la planta puede producirles sarpullido o dermatitis.

Contraindicaciones

En un principio la caléndula parece ser una planta my segura para las personas.

Sin embargo, puesto que no se sabe a ciencia cierta si el consumo de dicha planta es perjudicial durante el embarazo, es aconsejable no tomarla, ya que se cree puede llegar a provocar abortos.

Tampoco deben tomar caléndula las personas que estén pendientes de alguna operación quirúrgica.

Además, parece ser que esta planta puede aumentar los efectos somníferos de los medicamentos sedantes, por lo que, si se toman medicamentos, es mejor consultar al médico antes de consumir caléndula.