Artemisa



La artemisa es una planta perteneciente a la familia de las asteráceas. Se suele encontrar en zonas con humedad, cerca de ríos y fuentes, así como en los márgenes de los caminos y huertas. Algunas veces aparece también en jardines, de manera esporádica.

Esta planta es conocida vulgarmente por el nombre de “hierba de San Juan”, mientras que su nombre científico es el de Artemisia Vulgaris.

Esta planta se caracteriza por su largo tallo y su consistencia leñosa. Sus flores son minúsculas, de color rojizo o amarillento, y su olor es muy fuerte e intenso.

Muy importante es tener en cuenta que esta planta, sobre todo antes de florecer, es muy fácil que se la confunda con la conocida como “acónito” o “matalobos”, considerada la planta más venenosa del continente europeo.

Otra consideración a tener en cuenta es que esta planta contiene tuyona, una sustancia tóxica para el sistema nervioso y el hígado. No se puede considerar una planta tóxica porque la proporción de tuyona es mínima, pero sí se ha de cuidar de respetar las dosis adecuadas, y no es recomendable tomarla más de 10 días seguidos.

Propiedades medicinales

Desde tiempos muy antiguos esta planta es muy valorada por sus propiedades medicinales.

Efectos secundarios

Teniendo cuidado en no tomar dosis más altas que las indicadas, los efectos secundarios de la artemisa son prácticamente inexistentes y muy leves, traduciéndose básicamente en mareos, náuseas, vómitos y erupciones en la piel.

Contraindicaciones

Usando las dosis adecuadas, se puede decir que no existen contraindicaciones, aunque no es recomendable su uso por mujeres embarazadas o lactantes.

Los expertos aconsejan no mezclar esta planta con jugo de pomelo.