Arraclán



El arraclán es una planta muy extendida en el continente europeo, de manera especial en los bosques húmedos y montes bajos. En España es abundante en los Montes de Toledo, Sierra Morena, Sierra de Cazorla, Sistema Ibérico y Sistema Central, así como en el litoral de Huelva y Cádiz.

Vulgarmente es conocida con otros nombres, entre ellos frángula, aliso negro o avellano bravío. En cuanto a su nombre científico es el de Rhamnus Frangula.

Es un arbusto que puede llegar a alcanzar los 6 metros de altitud, con flores pequeñas verdes o rosadas, y frutos rojos que cuando maduran se vuelven pardos.

Las propiedades del arracián se encuentran en su corteza, con la que se hacen infusiones. Cabe tener en cuenta que no puede usarse antes de un año después de ser recolectada, ya que en caso contrario por sus componentes podría causar irritaciones.

Propiedades medicinales

El arracián, o frángula, es muy conocido por sus propiedades laxantes. De hecho, está considerado como uno de los mejores remedios para el estreñimiento ocasional, aunque tiene también algunas otras propiedades medicinales.

Efectos secundarios

Contraindicaciones

No debe ser usado por niños menores de 2 años, así como tampoco por mujeres embarazadas o lactantes.

Asimismo, deben abstenerse de su consumo las personas con problemas etílicos o que padezcan las siguientes dolencias: obstrucción intestinal, úlcera gastroduodenal, enfermedad de Crohn, hemorroides o cistitis.

No debe tampoco usarse arraclán o frágula por parte de quienes se encuentren realizando un tratamiento cardiotónico o con alcanalizantes, como sales magnésicas o bicarbonato.