Apio



El apio es una planta originaria de Europa y del Medio Oriente. Pertenece a la familia de las apiácias, y su nombre científico es el de Apium Graveolens.

Se trata de una planta cultivada en numerosos rincones del mundo, aunque se encuentra también en zonas húmedas y pantanosas como planta silvestre. Sin embargo, no se recomienda la recolección de la planta silvestre, dado su gran parecido con la cicuta, que puede llevar a confusión.

Esta planta se usaba ya en épocas muy antiguas. Hay constancia de su uso como planta medicinal en China y en las culturas griega y romana. Incluso, existe una orden de Carlomagno, reclamando el cultivo del apio en sus campos.

Se trata de una planta muy valorada en cocina.

Propiedades medicinales

El apio ofrece grandes beneficios para el organismo humano. Una de sus propiedades más conocidas, es que ayuda a perder peso, debido a su gran porcentaje en agua, a sus escasas calorías y a sus propiedades diuréticas.

Además de adelgazar, el apio ayuda a combatir una gran cantidad de dolencias.

Efectos secundarios

El consumo de apio puede originar, en algunas personas, ciertos efectos secundarios, principalmente los que se enumeran a continuación


 

Contraindicaciones


 

El consumo de apio está contraindicado para personas con alergia a productos como el pepino, la zanahoria y las manzanas.


 

No se debe abusar del consumo del apio durante el embarazo, aunque no está contraindicado. También debe ser tomado de manera moderada por quienes padecen de colon irritable.

El apio contiene sustancias fotosensibilizadoras, por lo que no es recomendable exponerse al sol después de comer o tocar la planta, lo cual podría provocar enrojecimiento de la piel.